martes, 18 de abril de 2017

Aparece un cordero mutilado en Asturias

Nuestro colaborador, el naturalista Alberto Rivero Saeta, nos envía esta noticia publicada hace pocas fechas en el diario asturiano El Comercio. En una finca de la Comarca de la Sidra, un animal aparece terriblemente mutilado del modo clásico a como se dice que actúa el legendario chupacabras.

El pasado lunes, 10 de abril, un vecino de Moral, localidad perteneciente al concejo de Sariego, fue a comprobar el estado del rebaño de su mujer cuando se encontró con una cordera –de unas tres semanas de edad- a la que le faltaba la cabeza y una de sus patas. Según declaró a El Comercio, le extrañó ver que las heridas no parecían haberlas producido otro animal. “Estaba tirada en el práu, con el corte de la cabeza muy limpio, sin desgarros y sin sangre alrededor, como si la hubieran matado en otra parte, la hubieran desangrado y después la hubieran devuelto. Llama la atención porque el corte del cuello es perfecto, como de machete”, indicó este vecino.

Cadáver encontrado. Imagen: El Comercio / E.C.

Estas, como bien saben los seguidores de las andanzas de chupacabras, suelen ser algunas de las características que aparecen en sus presuntos ataques: cadáveres hallados sin restos de sangre en el lugar del ataque y con mutilaciones hechas con cortes muy limpios, impropios de un depredador.

Inmediatamente se dio aviso del hallazgo a la Guardia Civil para que se investigara el suceso. El ganadero apunta a que tal vez se trate de una acción relacionada con algún tipo de ritual satánico o de santería pues “es muy extraño que se haya llevado solo la cabeza y una pata y me preocupa porque tengo toda la finca herméticamente cerrada con valla y no hay nada forzado ni roto; si fue un animal no sé cómo pudo entrar», relató.

Esta ausencia de fuerza y la aparente facilidad para entrar y no dejar rastro también es típica en el modus operandi que evidencia nuestro legendario chupacabras, según los relatos más clásicos sobre sus andanzas.

El ataque, además, tuvo lugar en las cercanías de la carretera general, en mitad del núcleo de viviendas y con buen alumbrado. “Ni sentimos nada, ni los perros de la zona se alteraron, ni nadie vio nada raro, es un misterio”, añadió el vecino afectado, al que también extraña que la cordera se haya dejado atrapar por alguien, debido a su agilidad y natural desconfianza.

Ubicación del concejo de Sariego en Asturias
El ganadero abandonó el cadáver adrede en la finca por si regresaba el presunto animal hambriento responsable de la matanza, pero nadie tocó los restos de la cordera, algo muy habitual en los casos de mutilación de ganado en los que otros posibles depredadores evita comer del cadáver muerto en estas circunstancias. “Como ya no podía hacer nada, la dejé en el práu, pero sujeta con un alambre para ver si volvía a por ella o trataba de moverla y amaneció como la dejé”, comentó.

Por otro lado, aseguró que el suyo no es el único ataque ocurrido en los últimos días. Durante el pasado fin de semana, un vecino del concejo de Siero también sufrió la pérdida de dos cabras que pastaban en una finca. Sin embargo, en esta ocasión el dueño sí relaciona el ataque con la acción de otro animal, que devoró las patas y dejó intacta la cabeza. “Tienen un agujero en el cuello como de un colmillo y hay restos de sangre”, apuntó.

Asimismo,el diario El Comercio informa que el pasado mes de enero se registró otro caso de un cordero muerto en Sariego, también sin cabeza y sin una de las patas, aunque –en este caso- no hubo denuncia.

Como vemos, encontramos aquí muchos de los ingredientes clásicos que atribuyen estas matanzas al chupacabras. Evidentemente, no proponemos al (casi) mítico ser como autor de este hecho pero –si este caso se hubiera producido en cualquier punto de Latinoamérica- los diarios de la zona titularían el suceso como algo seguramente provocado por el misterioso críptido…


Fuente: El Comercio


4 comentarios:

manu martin dijo...

Muy interesante a la par que... misterioso...
Estas cosas me ponen los pelos como escarpias...

Javier Resines dijo...

Totalmente de acuerdo, Manu...Al menos, inquietante... Un saludo y gracias por tu tiempo.

Anónimo dijo...

Intervención humana, el corte hace líneas rectas en 90º y todo parece hecho con material cortante de grandes dimensiones. Como apuntan en el artículo, puede ser obra de un chalado para algún ritual o trofeo siniestro

Javier Resines dijo...

Muchas gracias por tu interesante aportación. Opino como tu, parece obra del hombre... Un saludo.