sábado, 22 de octubre de 2011

Nuevos encuentros con la pantera de Gorliz

Un día como hoy, el 22 de octubre de 2005, un vecino de Erandio que había acudido al hospital vizcaíno de Gorliz a visitar a un familiar observó un extraño animal sobre las seis y media de la tarde. «Estaba paseando con mi sobrino de 14 años por la zona del aparcamiento, junto al pinar que hay detrás del centro, cuando vimos a la pantera. Estaba a diez metros de nosotros. Avanzó despacio unos cinco metros, se paró, volvió la cabeza y nos miró muy fijamente. Le brillaban los ojos como a un demonio. Después salió corriendo y se introdujo en el pinar. Nos quedamos paralizados, a mí me temblaban las piernas».


Hospital de Gorliz
Quien nos recuerda esta íntensa experiencia es Emilio Torvisco, de 31 años, para el que -sin duda alguna-  el animal que acababa de ver era una pantera. «Era negra, me llegaba hasta las rodillas y tenía una cola muy larga. La vimos perfectamente porque estábamos a pocos metros y había mucha luz», añadía convencido.

Tío y sobrino salieron a la carrera en busca de ayuda. «Como no encontramos policías por allí, llamamos a la Ertzaintza». Una patrulla se desplazó hasta el centro sanitario de Gorliz minutos después. El testigo indicó a los agentes el lugar por el que había huido el animal y uno de los policías, armado con una escopeta, entró en el frondoso bosque que está situado en la ladera de un monte. Después se escuchó un disparo y el ertzaina volvió a salir. «Nos dijo que había visto a la pantera y que le disparó», relató el testigo. Al parecer, el animal podría estar herido, aunque no se halló rastro de su cuerpo.

A partir de ese momento se puso en marcha un fuerte dispositivo de rastreo para tratar de localizar al animal. En el recinto del hospital se concentraron efectivos de la Policía vasca, guardas forestales de Base Gorria de la Diputación y miembros de la Guardia urbana de Gorliz. Expertos forales y agentes de la Ertzaintza, armados con rifles de mira telescópica, se adentraron en el pinar en busca de lo que podía ser un felino de grandes dimensiones.

A las siete y media de la tarde se unió a la operación de rastreo otra patrulla de Base Gorria, con cuatro guardas más. Estos especialistas ascendieron la ladera y buscaron huellas del animal ayudados con linternas. La operación, que se vio entorpecida por la lluvia, se suspendió a las ocho y cuarto de la noche, por falta de luz, y se reanudó a primera hora de la mañana del día siguiente con más efectivos, entre los que había varios perros policías. Pero, a
nte la nueva y esperada falta de resultados positivos, el dispositivo se levantó hacia las cuatro de la tarde.



Gorliz-Lemoiz-Maruri
Otro caso de gato grande que se deja ver por varios testigos y desaparece sin dejar huella como si se hubiera desvanecido en el aire... O no... porque hace pocos meses parece que la pantera ha vuelto a ser vista. Un vecino de la localidad asegura haberse topado con ella el pasado mes de mayo." Es un gato enorme, negro, grande. Como cuatro gatos normales. he estado de frente a no más de tres metros y efectivamente impresiona. Pero no es una pantera. Tiene cara de gato y es un gato", afirma el testigo.
Por las mismas fechas se produce otro avistamiento del animal, esta vez en la zona de Maruri (a unos nueve kilómetros al sureste de Gorliz), que es descrito de similar forma, como algo muy grande y negro. ¿ Puede tratarse del mismo animal que además de en 2005 y ahora en 2011 fue visto en Lemóniz en el año 2003 ? Recordemos que entre estas dos ciudades hay escasamente cuatro kilómetros de distancia...¿ Entonces un animal, o varios, merodea la zona impunemente ante la atónita y aterrada mirada de los testigos ? Seguiremos recabando información para intentar desentrañar este misterio.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

esta es una imagen de dicha pantera, que publico en si dia el correo (un periodico de Vizcaya)
http://blogs.elcorreo.com/magonia/files/PanteraVizcaya.jpg

Anónimo dijo...

sería un gato negro grande escapado de algun caserio ......

JuanMari dijo...

Efectivamente yo la ( le ) he tenido delante a unos metros en dos ocasiones.La primera en Gorliz en terrenos del sanatorio y la segunda en Maruri. No se asusta . Se queda plantado delante de ti y se retira pausadamente. Es un gato negro como no vi otro igual .No es una pantera. Pero entiendo que de lejos puede hasta asustar. Al final no hay misterio...bueno si, el de saber como hapodido crecer tanto este bicho.

Javier Resines dijo...

Muchas gracias por tu comentario. Es muy valioso poder conocer testimonios de primera mano. Un saludo.