jueves, 26 de noviembre de 2015

Capturan un calamar gigante en Asturias

Un Architeuthis dux ha sido capturado de forma accidental por una pareja de pescadores cuando –en la madrugada del martes-  faenaban a 300 brazas de profundidad, (entre 300 y 400 metros) en el caladero de El Cudillo, a varias millas de la vertical de Villaviciosa, mediante un arte de arrastre de unos 500 metros.

Imagen del calamar capturado. Foto: CEPESMA

Cuando la embarcación, el pesquero gallego Minchos VI llegó al puerto de Gijón, hacia  las diez y media de la noche, les esperaban ya miembros de la Coordinadora para el Estudio y la Protección de Especies Marinas (CEPESMA). Allí se calculó el peso, unos 150 Kilos y la medida, 10 metros. Se trata además de una hembra, posiblemente inmadura.

El ejemplar –tras ser congelado en la propia lonja gijonesa- fue trasladado al Parque de la Vida de Luarca hasta que, en unos día,s se le pueda practicar la necropsia "para conocer algo más sobre esta especie" señala Luis Laria, presidente del CEPESMA.

Otra imagen del calamar gigante.
Foto: CEPESMA
El ejemplar capturado "es extraordinario" asegura. El problema es que la admiración que levantan
estos cefalópodos de grandes dimensiones en el público no es compartida por las autoridades y en este Parque de la Vida, se acumulan ya otros dos ejemplares congelados. El último, de casi ocho metros y unos 80 kilos, fue capturado el pasado mes de agosto al norte de Getaria (Guipúzcoa) a unas 50 millas de la costa.

"La conservación de cada uno de estos ejemplares cuesta unos 7.000 euros y no hay subvenciones de ninguna institución pública para ello", lamenta Laria. Sin embargo insiste en que tienen que ser admirados por todos y por ello antes de que termine el año su intención es la de que estos tres ejemplares congelados junto a otros cinco que ya están en enormes urnas de cristal es ese centro de recuperación de especies, puedan estar cara el público. 

Tras la desaparición del Museo del Calamar ubicado en Luarca, por un fuerte temporal en el invierno de 2014, los ejemplares que entonces se exponían en el edificio, únicos en el mundo, y que pudieron conservarse, están ahora en Museos de Francia y Washington. "Nadie en nuestro país ha mostrado interés en tenerlos, ni mucho menos en rehacer el museo", afirma Laria.