viernes, 30 de marzo de 2018

"Críptídos y espíritus de la Naturaleza", por Óscar Robles

El investigador Oscar Robles vuelve a colaborar con Criptozoología en España tras su interesante artículo sobre Hominología que publicamos hace casi un año en estas mismas páginas.

En esta ocasión, Robles investiga sobre la posibilidad de que muchas de las criaturas que estudia la Criptozoología pertenezcan al universo feérico de gnomos, hadas o trolls, por poner sólo algunos ejemplos de seres que pueblan esa otra realidad.

Les dejamos con este interesante estudio. Que lo disfruten...


¿Críptídos y espíritus de la Naturaleza?
Por Óscar Robles


Tras varios años dedicándome por completo al estudio de los espíritus de la naturaleza con un previo recorrido en la disciplina de la criptozoología, me di cuenta que ambos mundos convergían. 

Las reflexiones que ahora voy a exponer son personales, basándome en muchos años y tiempo de estudio que aun así considero que no responden a este fenómeno que ya entra en lo daimónico y aunque intento dilucidar algunas respuestas me siguen pareciendo bastante reduccionistas.

Dicho lo cual, tras mi periplo en la adolescencia en el que comencé incursionando en la disciplina de la criptozoología me di cuenta que no respondía a los interrogantes sobre la civilización o humanidad paralela de hadas, gnomos, elfos, trolls, etc. Algunos criptozoólogos parecían interesarse en la gente pequeña, otros tantos no… Y el término ‘criptozoología’ para definir a las criaturas feéricas se me quedaba corto, poco acertado.

Fue así, tras una búsqueda ardua y concienzuda como fui a dar con este neologismo de la elficología como término más adecuado para designar el estudio de los seres de la naturaleza de las mitologías y folclores de todo el mundo. Aun así no dejé de lado la criptozoología y me di cuenta que ambas disciplinas convergían profundamente.


Por un lado había diversos hombres salvajes, objeto de estudio de la hominología, rama de la criptzoología que se encarga del estudio mundial de este tipo de criptohomínidos, que eran considerados por su reducido tamaño, ya que también hay registros de hombres salvajes de pequeño tamaño, como duendes, aunque a su vez estos supuestos duendes eran recogidos en enciclopedias criptozoológicas como hombres salvajes, o lo que se ha dado en llamar como ‘littlefoot’ en contraste con ‘bigfoot’

El problema radica en que es extremadamente difícil establecer el límite en cuanto a qué es un criptohomínido y qué es un espíritu de la naturaleza y viceversa. Los límites no están claros, constantemente criptozoólogos y elficólogos barren para su terreno adecuando la clasificación de seres de tipo humanoide según su disciplina de estudio. El fenómeno es mucho más complejo e interesante.

La lista que voy a relatar podría ser mucho más extensa pero por no hacerlo denso, analizaré algunos de estos casos en los que el velo entre criptozoología y feericología es agudamente fino.

Uno de los casos más llamativos y de especial extrañeza es el del frogmen u hombre rana el cual trataría de un tipo de humanoide o rana bípeda que se ha avistado en diferentes partes de EEUU entre otros lugares y que se ha clasificado como un tipo de críptido o hay quien dice que pseudocríptido. Hasta el momento esta criatura era ‘nueva’ fruto de los encuentros con algo que parecía imposible, absurdo. 


Sin embargo la sorpresa es mayúscula cuando me encontré con un ser prácticamente igual en la mitología de la Amazonia llamado Mayantu y que es descrito como de tipo duendil o feérico, benéfico y cuya fisonomía era la de un tipo de rana humanoide. No solo se repite este tipo de criatura con nomenclatura criptozoológica o feericológica en América, sino que en Australia ni más ni menos nos encontramos en las leyendas de los aborígenes al pot-koorok, nuevamente hombre-rana de características benéficas.

¿Es el hombre rana un ser críptido, feérico, extraterrestre?
Sobre el hombre rana de Loveland se establecieron diversas teorías, las mismas para otro encuentro con la ‘gente rana’ que de igual forma se avistaron en Danbury. Las posibles teorías eran las siguientes:

-          Extrarrestres
-          Un tipo de subespecie pigmea
-          Seres humanos mutados

Todo esto suena a broma, pero hay una realidad tras todo esto. No sé cuál, pero la hay.

Vayamos a otro caso. En Madagascar igualmente hay infinidad de mitos y criaturas extrañas, una de estas criaturas es el Kalanoro. Ser humanoide de no más de 1’ 50 cms de altura, habitante de las cercanías de arroyos y lagos, peludo y que (y aquí es donde está la polémica) es de igual forma considerado hombre salvaje pequeño por unos o incluido como un duende por otros… Así verdaderamente es difícil discernir sobre el asunto ya que en ambas categorizaciones tendría lugar. Este tipo de hombre salvaje pequeño, littlefoot o duende, es recogido en diversos trabajos literarios tanto de la corriente feericológica como criptozoológica. La confusión se presta a mayores…

De igual forma sucedería con el Agogwe, otro tipo de hombre salvaje de pequeño tamaño que es identificado por otra parte como duende y así pasa con tantos señores del bosque de reducido tamaño o de tamaño normal.

Ya para concluir, cabe citar una peculiar teoría que viene a decir que el bigfoot sería en realidad un espíritu de la naturaleza, más concretamente un troll. Por diversas razones: 

- No deja huellas contrastables lo cual hace suponer que se mueve en una realidad solapada y elusiva como tantos espíritus de la naturaleza.

-          - No deja evidencia física, no hay ADN recogido de un bigfoot. Supongamos que recogemos una muestra de pelo de un troll, es posible que a la mañana siguiente ese pelo sea una brizna de paja debido a las “pruebas ilusorias” ya que lo que pueden parecer pruebas están a mitad entre realidad e imaginación.

-         -  ¿Cómo un bigfoot de unos 360 kg no deja huellas realmente claras? Este carácter esquivo según esta teoría respondería claramente a un troll dado su poder de desmaterialización. Al igual que no hay fotos o vídeos claros de un bigfoot, todas las fotos y vídeos están borrosos lo que según esta teoría reforzaría que pudieran ser trolls.

Desde luego, nos encontramos ante una realidad verdaderamente inquietante, ante arena movediza. Es una especie de puzzle que parece que juega con nosotros a la confusión y al engaño. Quedando claro que este artículo realmente no da solución a nada, quería mostrar estos curiosos paralelismos entre criaturas que son clasificadas según la disciplina del investigador. Creo que se ha de tener una visión más global y que ni la criptozoología, ni la elficología ni siquiera la ufología u hominología responden a este gran entramado de lo daimónico o humanidades paralelas.

Entiendo que todo este tipo de teorías y reflexiones se pueden prestar a broma, pero son fruto de arduas investigaciones, están ahí, se hablan en distintos foros y libros y yo como escéptico moderado intento examinar el fenómeno desde diversos ángulos.

Aunque hay quienes piensan lo contrario, no estamos solos





Oscar Robles Maquedano (1986) es natural de El Puente del Arzobispo (Toledo). Desde muy pequeño se interesó por el mundo del folklore, los misterios y especialmente de lo daimónco y forteano. Autodidacta, fomentando siempre el autoaprendizaje, colaborador de radio, ha escrito diversos artículos como “Hominología, la ciencia de los yetis” y “Críptidos y espíritus de la Naturaleza”. Creador de los blogs Elficología en España y Gigantología, además de colaborador de Criptozoología en España y de la Fairy Investigation Society.


Para saber más:




No hay comentarios: