jueves, 12 de mayo de 2016

Hay un billón de especies en la Tierra… y la mayoría están por descubrir


Una investigación realizada en la Universidad de Indiana ha llegado a la conclusión de que la Tierra probablemente alberga cerca de un billón de especies, de las cuales hasta ahora sólo hay identificada una milésima parte de un 1 % de ellas. La mayoría de estas especies por descubrir son microbianas.


La estimación, basada en un análisis en el cual se ha cotejado la información de grandes bases de datos y se han hecho extrapolaciones basadas en leyes universales, es obra del equipo de Jay T. Lennon y Kenneth J. Locey, de la citada Universidad, situada en la ciudad estadounidense de Bloomington.

Estos científicos combinaron información de bases de datos de microbios, de plantas y de animales, procedentes de fuentes científicas gubernamentales, académicas y particulares, lo que ha resultado ser la mayor compilación de su clase. Todos juntos, estos datos representan más de 5,6 millones de especies microscópicas y macroscópicas de 35.000 lugares de todos los océanos y continentes del mundo, excepto la Antártida.

Estimar el número de especies en la Tierra se halla entre los grandes retos de la biología, tal como señala Lennon. Las menos conocidas son las de microbios. Hasta hace poco, han faltado las herramientas para poder hacer estimaciones razonablemente creíbles de la cantidad de especies microbianas en el entorno natural. La llegada de nueva tecnología de secuenciación genética ha permitido obtener un volumen ingente, sin precedentes, de nueva información.

La investigación del equipo de Lennon y Locey está financiada por una iniciativa de la Fundación Nacional estadounidense de Ciencia, cuyo objetivo es lograr, hacia 2020, un aumento espectacular del conocimiento científico sobre el alcance de la biodiversidad en la Tierra, llenando grandes vacíos en dicho conocimiento que se han venido arrastrando históricamente.


Los individuos de las especies microbianas, incluyendo todos los organismos unicelulares, como las bacterias o las arqueas, así como ciertos hongos, se caracterizan por tamaños demasiado pequeños para ser vistos a ojo desnudo. Muchos intentos previos de estimar el número de especies en la Tierra simplemente dejaron de lado a los microorganismos o utilizaron bases de datos antiguas basadas a su vez en técnicas sesgadas o extrapolaciones cuestionables.


Fuente: noticiasdelaciencia.com