viernes, 12 de junio de 2015

¿Un dodo en Madrid? Más o menos...


¿Un dodo en Madrid? Vaya pregunta, ¿no? Todo el mundo sabe que es imposible, pues este ave se considera oficialmente extinta desde  finales del siglo XVII. Efectivamente, tienes razón: esta especie ya no se encuentra entre nosotros, a pesar de algún extraño vídeo que ha circulado recientemente por internet y que pretende demostrar lo contrario. Aunque algunos investigadores  más heterodoxos hablan de su posible pervivencia actual en ciertas islas del Océano Índico ….

¿Y en Madrid? Bueno… me explico… podemos ver un dodo en esta ciudad… en concreto, algunas partes de su anatomía, replicadas en escayola. ¿Dónde? En el Museo de Ciencias Naturales. ¿Curioso, no?

La institución posee y muestra los restos de un dodo (Raphus cucullatus), en concreto, su cabeza y parte de sus patas, hechos en moldes de escayola. Actualmente se encuentran depositados en una vitrina de la sala principal, formando parte de la exposición sobre la Biodiversidad que el museo exhibe, en su sección dedicada a especies extintas. 

Se trata de una reproducción de los fragmentos de dodo que se salvaron de los originalmente existentes en el Museo de Historia Natural de Oxford. En 1775, esta institución poseía el único ejemplar disecado conocido en el mundo. Debido a su mal estado de conservación, un operario decidió quemarlo. 

Afortunadamente, pudieron rescatarse los restos calcinados de la cabeza y la pata derecha y -como por arte de magia- comenzó a mostrarse interés por este ave en círculos científicos. Se realizaron diversas réplicas en escayola de los restos que se salvaron y tres de ellas son las que podemos ver hoy en el museo madrileño.

Una oportunidad de ver de cerca parte de la pequeña y desconocida historia del mundo animal…