viernes, 20 de febrero de 2015

En Portugal (III): Calamares gigantes

Continuamos con la serie dedicada a los secretos relacionados con animales extraños en nuestro país vecino. Y, antes o después, el calamar gigante tendría que pasar por esta sección. Las costas portuguesas, como no podía ser de otra manera, también han sido testigos de la presencia de estos colosos del mar. Recordemos algunos de los casos más recientes.

En agosto de 2001, un ejemplar de calamar gigante fue capturado por un palangrero de A Guarda (Pontevedra) a unos 550 kilómetros de las islas Azores, según informaron científicos del Instituto Oceanográfico de Vigo. En esta institución (perteneciente al CSIC) fue estudiado el cefalópodo que midió 1,40 metros de vaina, con 65 kilos de peso  y que fue identificado como un Architectus dux de tamaño mediano.

Las aguas que rodean este archipiélago parecen ser ricas en calamares gigantes. Así lo atestiguan, por ejemplo, los numerosos avistamientos que se han producido en los alrededores de la isla de San Miguel por parte de personal perteneciente a empresas que realizan rutas de seguimientos de cetáceos. No olvidemos que estas dos especies pertenecen a la misma cadena trófica.

También en las Azores, en enero de 2010, fue encontrada otra lula gigante cerca de Funchal, a 1.5 millas de la costa, por la tripulación del catamarán “Sea Pleasure”. Se trataba de un pedazo del cuerpo del animal, de unos 30 kilos de peso, que fue entregado a la Estación de biología Marina de Funchal. El resto del cuerpo del calamar estaba siendo devorado por un grupo de delfines y una enorme tortuga marina.
Restos de la lula
de Funchal

La Directora de la Estación, Mafalda Freitas. acompañada de la bióloga Luisa Costa, analizaron los restos del calamar, al que identificaron como perteneciente a un Architeuthis dux que había muerto recientemente.

Precisamente, un estudio luso-británico publicado en 2010, afirma que el calamar gigante no es un depredador tan voraz ni peligroso como se creía, con lo que parte del halo de misterio que aún envolvía a esta especie, comienza a desmoronarse. A esa conclusión se llegó después de estudiar la fisiología y hábitos alimenticios de otras especies de las profundidades marinas y trasladar los resultados a la escala colosal del calamar gigante.

El estudio, publicado en el Journal of the Marine Biological Association del Reino Unido, especula también sobre la posibilidad de la existencia de un calamar de tamaño colosal, el Mesonychoteuthis hamiltoni, nombre científico de la criatura, que vive en las profundidades de los mares del sur.

Este animal es raramente visto y muy poco se conoce sobre su forma de vida. Se estima que puede alcanzar los 15 metros de longitud, aunque ese cálculo no está exento de controversia. Los ojos de un ejemplar descubierto recientemente medían aproximadamente 27 centímetros, lo que se cree que es el ojo animal más grande jamás descubierto.Se sabe que tiene largos tentáculos y brazos con anzuelos que puede usar para luchar y mutilar a sus presas. Sin embargo, nunca ha podido ser estudiado en su hábitat, por lo que no hay datos acerca de su comportamiento.

"En este artículo, presentamos las primeras estimaciones sobre el metabolismo y las necesidades energéticas de este gigante de aguas frías y profundas", comenta Rui Rosa, de la Universidad de Lisboa. Rosa estuvo a cargo del estudio junto a Brad Seibel, de la Universidad de Rhode Island, en Estados Unidos.
La investigadora portuguesa señaló que, "el consumo de energía diario del calamar gigante es entre 300 y 600 veces menor que otros animales marinos de similar tamaño, como la ballena".

"El calamar gigante no es un depredador voraz capaz de alcanzar altas velocidades para cazar. Más bien aguarda flotando y usa sus tentáculos para atrapar lo que involuntariamente se le acerca ", concluye.

Bueno... tal vez no sea muy voraz, pero la posible existencia de esa especie de enorme tamaño sigue ahí, según los expertos...